Seleccionar página

Las intenciones budistas originales detrás de las prácticas de atención plena o mindfulness eran la interconexión, la armonía social y la compasión hacia uno mismo y los demás. Por lo tanto, mindfulness no se puede tomar como algo que se aprende un día y ya está. Tampoco como algo de moda, como un nuevo par de lentes de sol. Las modas pasan. Lo que está de moda no le queda a todo el mundo igual. En cambio, el mindfulness, es una práctica que ni pasa de moda y sí le va bien a todos lo que lo practican.

Déjame contarto un poquito más.

El mindfulness es una práctica activa que, cuando se integra en nuestra rutina diaria, nos ayuda a ampliar la apreciación de nuestras experiencias.

Jon Kabat-Zinn, quien es considerado el padre del mindfulness moderno (y de quien aprendí mis primeros pasos en este camino), lo define como “prestar atención al momento presente, sin juzgarlo, y como si la vida dependiera de ello”.

Si partimos de esta definición podemos ver que la implicaciones de llevar una vida mindfulness van más allá de una moda de temporada.

Mindfulness es conectar con el momento presente todo el tiempo, percibiendo el aquí y el ahora por lo que es, y no lo que quiero que sea, y sin las emociones asociadas a experiencias pasadas. Imagínate entrar en un situación de conflicto con tu pareja y conectar sólo con lo que está sucediendo sin retomar viejas heridas o expectativas no cumplidas. Cuántas peleas ni siquiera se iniciarían si lográramos este nivel de consciencia… Yo creo que varias!

Seguro te preguntarás… ¿pero, es posible desconectarnos de nuestras experiencias pasadas?

Te contesto: Depende.

Sí; la práctica diaria de los principios del mindfulness te ayudan a mantenerte conectada con lo que está en frente de ti, y te vuelven cada día más responsable de tu bienestar. El mindfulness te enseña a sopesar las consecuencias de tus reacciones antes de emitir juicio alguno. Vivir una vida mindfulness te abre opciones maravillosas y te aleja de peligros que ya no existen.

Por lo tanto, cuando llevas una vida mindfulness puedes ver con mayor claridad las cosas y tomar decisiones coherentes con el bienestar que deseas. Dejarás de reconocerte por tu pasado, y empezarás a disfrutar de tu presente, a pesar de las curvas inesperadas que la vida pueda lanzarte. Recuerda que estamos en un plano dual. Aquí todo es posible.

No; estamos expuestas a demasiados estímulos externos que impiden que nuestro cerebro abra espacios a nuevas conexiones neuronales de forma rápida y sólidas. Las conexiones neuronales son las responsables de nuestros pensamientos y acciones. Victor Frankl decía: “entre el estímulo y la respuesta existe un espacio, y en ese espacio está nuestro poder de escoger nuestras respuestas. En esas respuestas descansa nuestro crecimiento y libertad”.  Si seguimos respondiendo (mejor dicho, reaccionando) de la misma manera, no podemos esperar algo nuevo.

Aquí es donde entra la meditación.

Una de las herramientas para que el mindfulness pueda ayudarte a desconectarte de tus experiencias pasadas limitantes es la meditación. Cinco minutos diarios pueden producir efectos maravillosos en la manera que percibes la realidad y como respondes ante ella. Si empiezas a tomar pausas conscientes a través de la meditación podrás darle el chance a tu cerebro a que baje sus revoluciones y pueda construir nuevas pensamientos, y por ende nuevas realidades.

Así que la respuesta a la pregunta de que si es posible desconectarnos de nuestras experiencias pasadas es: depende de cuan consciente seas en tu momento presente.

Y la respuesta a si el mindfulness es moda o no es: el mindfulness es un estilo de vida que le combina a los que buscan crear una mejor realidad personal.

Un abrazo fuerte y hasta la próxima vez!

Namasté

Dr. G