Seleccionar página

Date permiso para experimentar las oportunidades frente a ti. Sólo entonces crearás una nueva realidad.

Hoy me dió por remembrar mi último viaje a España. ¿Sabías que el recordar es una de la herramientas más efectivas para elevar tu vibración?

Bueno al punto de hoy…

Mi último viaje a España fue totalemnte improvisado. La oportunidad estaba justo allí, frente a mí, y dije ¡SÍ! No se planificó por adelantado y tuve que trabajar desde España porque aún no tenía suficientes días de vacaciones en 2019. Simplemente vi la oportunidad, hice una evaluación rápida de las consecuencias positivas y negativas de tomar unas vacaciones intermitentes de una semana, ¡y me fui!

A veces perdemos oportunidades pensando en el “mejor momento” para hacer algo. Según mi propia experiencia, no hay mejor momento; lo haces “lo mejor” para ti cuando enfocas tu atención en lo que realmente importa: tu felicidad. Y sabes que cuando hablo de felicidad no me refiero a sólo risas y momentos eufóricos. Yo me refiero a fluir con coherencia en cada situación mientras me doy lo mejor a mí.

En ese viaje visité a mi hermano y a su prometida (ya hoy en día esposa). Me hicieron sentir tan querid. Me conocen muy bien y me llevaron a lugares que sabían que iba a disfrutar, basados ​​en mi estilo. Fuimos a “El Retiro”, un hermoso parque en Madrid, donde caminamos durante horas, tomamos fotos y disfrutamos de la magia que nos rodeaba. También comimos en lugares locales. Comí pinchos de todo tipo, pero mi favorito fue en Imanol. ¡Qué lugar! También comí “porras” con chocolate. A mí no me gusta el chocolate pero fluí en el momento y me la pasé genial… Vi algunos programas divertidos que me gustan de Netflix con mi hermano, y él  me hizo ver una película de terror. No, no me gustan las películas de terror, pero a él sí, así que la vi con él. Fue un momento hermoso pues pude abrazar a mi hermano cada vez que el fantasma salía (¡osea, muchas veces!). Vivir lejos de tu familia te hace disfrutar incluso de una película de terror.

No dejes que lo conocido te impida pasar un buen rato con los que más quieres

Desde que comencé a vivir mi vida como una aventura, he notado cómo cada momento pasa como en cámara lenta (¡para siempre!). Esta actitud de aventura me está dando un poder extra para agregar más color a cada momento y amplificarlos.

Mi zona Automágica no siempre es una zona libre de preocupaciones. Soy un ser humano, y como ser humano también experimento tiempos difíciles. Pero, una vez más, ahora miro las cosas con una actitud diferente. Vivir el momento presente, con las emociones que pueda sentir, pero sin olvidar nunca que “eso también pasará”.

Por lo tanto, cada momento frente a ti lo puedes experimentar de una mejor manera, tan pronto como reconozcas que el control reside dentro de ti.  Así que la próxima vez que te sientas incómoda ante una situación pregúntate: ¿Esto lo quiero vivir o sufrir?

El problema con nosotros (los humanos) es que creemos que el “mañana” está garantizado y perdemos muchas oportunidades por no prestar atención a lo que sí existe que es el momento presente. Aunque suene trillado, el mañana es ¡AHORA!

No dejes pasar otro día sin vivirlo al máximo. Date permiso para experimentar las oportunidades frente a ti; no tengas miedo de lo que otros puedan pensar, solo asegúrate de no lastimar a nadie a propósito, y haz que cada momento sea especial.

Me voy pues quiero seguir remembrando. Quizás la semana que viene te cuente algo que también viví en ese viaje con mi hermana del alma…

¡Hasta la próxima!

Dr. G